¿Cómo sanar mi linaje ancestral femenino?

Después de redescubrir nuestra menstruación llega el momento de trabajar interiormente para volvernos a conectar con nuestra verdadera esencia, y para ello debemos sanar nuestro linaje ancestral femenino.

Según mi experiencia, sanando tu linaje no solo eliminas patrones ancestrales que has heredado de tus ancestros femeninos, si no que sanas totalmente tu relación con la Madre tanto real como simbólica,  se vuelve a crear el lazo de maternidad entre la Madre Tierra y tu y por ende sana relaciones/conflictos tóxicos Madre vs Hija que tengas.

El primer paso para sanar tu linaje ancestral femenino, es darte cuenta de que todos esos dolores que padeces , todo ese asco infundado hacia tu menstruación y todo ese rechazo, no es tuyo, es parte de una herencia ancestral del linaje femenino de tu familia y parte del mito de la sociedad en la que vivimos.

Una vez que has reconocido esto y te has dado cuenta que dentro de ti tienes un potencial dormido, debes volverte a conectar con la Tierra.

Una de las formas de volverse a conectar con la Madre Tierra es sembrando tu Luna Roja todos los meses. Para sembrar tu luna puedes hacerlo como se hacía antiguamente, paseando por el campo con una falda larga y dejando que tu flujo vaya cayendo en la Tierra o de una forma más moderna que es a través de la copa menstrual, ir recogiendo tu luna y entregarla a la tierra.

La primera vez que se hace este ritual se recomienda primeramente reconocerte delante de la Tierra y reconocerla a ella, reconocer la feminidad en ti a través de tu menstruación y pedirle a la Madre Tierra que transmute todas las energías ancestrales de tu periodo para volver a renacer, desde la conexión divina con la madre, desde la magia de la creación y desde la conexión con los ciclos de la naturaleza.

También puedes dar función a diferentes situaciones para sanar tu linaje femenino, por ejemplo tienes una mudanza, tu casa externa refleja tu casa interna, tu útero. Por eso puedes darle función a tu mudanza y decretar “a través de esta mudanza sano mi casa interior, sano todas las energías ancestrales y renuevo mi energía femenina acorde a los ciclos de la naturaleza”. O cuando tienes un aborto, dar función a ese bebe que has perdido es la mejor manera de honrarlo, “ a través de este aborto y de esta sangre derramada, sano mi linaje femenino, sano mis energías de creación y renuevo mi energía femenina”.

Volverte a conectar con tu feminidad, es la mejor forma de aceptarse y de quererse, pues conectas directamente con la magia interna, con lo que realmente eres, una fuente de creación sagrada.

 


Referencias:

Libros:

  • Luna Roja – Miranda Gray
  • Las Cuatro Fases de la luna Roja – Miranda Gray

Blogs: